Hurtado fue asesinada, delante de dos de sus hijos, en la madrugada del pasado viernes en Tierralta (Córdoba). Sus restos mortales fueron trasladados hasta Puerto Tejada (Cauca), su pueblo natal, en donde centenares de personas acompañaron el ataúd hasta el cementerio y pidieron parar la matanza contra líderes sociales en el país.